mariooweb
 
  Home
  Devociones
  María
  Reflexiones
  => los gansos
  => tres arboles
  => corazonperfecto
  => El Árbol de la Cruz
  => Pan de Cristo
  => El por qué de la Navidad
  => Quiero ser televisor
  => Adoración
  => El cuarto rey mago
  => Desde el pozo al cielo
  => La flecha de la verdad
  => La vida es
  => La carta de Dios
  => El corazón de un niño
  => Se venden cachorros
  => abandono
  => abnegación
  => adelante de DIos
  => pajaro en el pantano
  => no es mi problema
  => el gran diamante
  => La maravilla de ser hijo de Dios
  => Inventario de tus dones
  => La herramienta preferida
  => dos células
  => tu puedes triunfar
  => hombres desorientados
  => el barbero
  => encontrando a jesus
  => entrevista a Dios
  => La nota que faltaba
  => La cuerda floja
  => A esto le llamo amor
  => servir a los demás
  => Una fortuna sin saberlo
  => La puerta del corazon
  => Zapatos para Jesus
  => Un paseo en bicicleta
  => Navidad es amor
  => El árbol de los problemas
  => quien se lleva al Hijo
  => no te parece extraño
  => el dia que Jesús guardo silencio
  => El hermano mayor
  => una penitencia curiosa
  => Eligiendo mi cruz
  => huellas en la arena
  => La silla vacia
  => La tienda del cielo
  => La amistad
  => amor es escuchar
  => dejate_mirar_por_jesus
  => La felicidad es un trayecto
  => El aguila entre los patos
  Contacto
  Libro de visitantes
  Oraciones
  Santos
  Libros
  visitanos
  Imágenes
  Directorio Católico
  defensa de la vida
  Audio
El aguila entre los patos
 Se cuenta la historia de unos jóvenes, hijos de una familia agrícola, que un día hicieron una excursión al campo. Al subir una pequeña montaña, encontraron el nido de una águila, y al lado del nido, el cuerpo inerte de la madre.
El astil de una saeta que sobresalía del costado del ave daba testimonio mudo de lo sucedido.
Dentro del nido se veía un huevo. Pensaron los adolescentes, ¿Por qué no lo llevamos a casa? De alguna manera podemos hacer que nazca, y tendremos una mascota muy especial.

Se llevaron el huevo, y al llegar a la casa, les pareció bien colocarlo en el nido de una pata para que ella lo incubara. El plan funcionó; después de su tiempo de incubación, el águila salió del cascarón. Junto con los patitos que eran sus compañeros de nido, aprendió de la pata a buscar gusanos en el suelo.

El aprender a nadar no fue un éxito, pero la pequeña águila se conformaba con dar chapuzones en el agua a la orilla del lago.
Aprendió a graznar, aprendió a nanear como los patos, pero nunca aprendió a volar. Los patos no volaban; y él, creyéndose uno de ellos, nunca lo intentó.

Un día, llegó a la laguna una ave que la pequeña águila jamás había visto antes. Era majestuosa, imponente, y llegó volando sobre un inmenso par de alas poderosas.

Era otra águila.
El visitante lo saludó, y luego le dijo: ¿Qué hace una águila como tú aquí entre estos patos? ¿Por qué no vuelas a otro lado con tus alas?
La pequeña águila exclamó: ¡No te burles de mí! Ojalá pudiera volar como tú.
Pero no puedo; soy pato, y los patos no podemos volar.
El águila visitante insistió, pero era imposible convencer al otro de que podía volar.
Insistía en que era pato. Finalmente, frustrado, se fue; y mientras ascendía a las alturas, la otra águila volvió a buscar gusanos en el suelo.
Desgraciadamente, hay muchos cristianos que viven como esa águila.

Se creen patos, porque el mundo que los rodea así les ha enseñado; y nunca se dan cuenta del gran destino que es suyo.
Si queremos superar la mediocridad de este mundo y vivir con éxito, debemos de hallar la perspectiva de Dios sobre nuestra persona en vez de aceptar el valor que el mundo nos impone.
 
   
Publicidad  
   
NOTICIAS  
   
 
 




 
Hoy habia 119589 visitantes (265355 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=