mariooweb
 
  Home
  Devociones
  María
  Reflexiones
  => los gansos
  => tres arboles
  => corazonperfecto
  => El Árbol de la Cruz
  => Pan de Cristo
  => El por qué de la Navidad
  => Quiero ser televisor
  => Adoración
  => El cuarto rey mago
  => Desde el pozo al cielo
  => La flecha de la verdad
  => La vida es
  => La carta de Dios
  => El corazón de un niño
  => Se venden cachorros
  => abandono
  => abnegación
  => adelante de DIos
  => pajaro en el pantano
  => no es mi problema
  => el gran diamante
  => La maravilla de ser hijo de Dios
  => Inventario de tus dones
  => La herramienta preferida
  => dos células
  => tu puedes triunfar
  => hombres desorientados
  => el barbero
  => encontrando a jesus
  => entrevista a Dios
  => La nota que faltaba
  => La cuerda floja
  => A esto le llamo amor
  => servir a los demás
  => Una fortuna sin saberlo
  => La puerta del corazon
  => Zapatos para Jesus
  => Un paseo en bicicleta
  => Navidad es amor
  => El árbol de los problemas
  => quien se lleva al Hijo
  => no te parece extraño
  => el dia que Jesús guardo silencio
  => El hermano mayor
  => una penitencia curiosa
  => Eligiendo mi cruz
  => huellas en la arena
  => La silla vacia
  => La tienda del cielo
  => La amistad
  => amor es escuchar
  => dejate_mirar_por_jesus
  => La felicidad es un trayecto
  => El aguila entre los patos
  Contacto
  Libro de visitantes
  Oraciones
  Santos
  Libros
  visitanos
  Imágenes
  Directorio Católico
  defensa de la vida
  Audio
una penitencia curiosa
San Felipe Neri era un santo con gran sentido común. Trataba a sus penitentes de una manera muy práctica.
Una señora tenía la costumbre de confesarse con él muy habitualmente y casi siempre tenía el mismo pecado del que arrepentirse: el de calumniar a sus vecinos. Por ello, San Felipe, le dijo:

– <<De penitencia, vas a ir al mercado, compras una gallina y me la traes. Pero de camino, la vas desplumando y dejando las plumas en las calle conforme caminas>>.

La señora pensó que ésta era una penitencia rara, pero deseando recibir la absolución, hizo conforme se le había indicado y por fin regresó donde san Felipe.

– <<Bueno, Padre, he completado mi penitencia>>. Y le mostró la gallina desplumada.

– <<Oh, de ningún modo la has completado – le dijo el santo. Ahora regresarás al mercado y en el camino, recoges todas las plumas y las pones en una bolsa. Entonces regresas aquí con la bolsa>>.

– <<¡Pero eso es imposible! – lloró la señora –, ¡esas plumas deben de estar ahora por toda la ciudad por el efecto del viento!>>.

– <<Es cierto – replicó el santo –, pero tienes aún menor oportunidad de recoger todos los calumnias que has esparcido sobre tus vecinos>>.

Los falsos rumores que decimos de los demás, las mentiras que esparcimos, no sabemos dónde van a parar, ni qué mal pueden hacer. Cuesta mucho después querer arreglar lo que hemos estropeado. Es imposible rectificar lo que hemos dicho. Y hablar mal de los otros es una de las cosas que más daño pueden hacer en tu ambiente.



PRINCIPAL  -  ORACIONES  -  REFLEXIONES    -  MARÍA  -  SANTOS  -  DEVOCIONES  -  LIBROS  -   DIRECTORIO CATÓLICO  -  VISITANTES  -  DEFENSA DE LA VIDA   -  CONTACTO
2008 - mariooweb
 
   
Publicidad  
   
NOTICIAS  
   
 
 




 
Hoy habia 119278 visitantes (264253 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=