mariooweb
 
  Home
  Devociones
  María
  Reflexiones
  => los gansos
  => tres arboles
  => corazonperfecto
  => El Árbol de la Cruz
  => Pan de Cristo
  => El por qué de la Navidad
  => Quiero ser televisor
  => Adoración
  => El cuarto rey mago
  => Desde el pozo al cielo
  => La flecha de la verdad
  => La vida es
  => La carta de Dios
  => El corazón de un niño
  => Se venden cachorros
  => abandono
  => abnegación
  => adelante de DIos
  => pajaro en el pantano
  => no es mi problema
  => el gran diamante
  => La maravilla de ser hijo de Dios
  => Inventario de tus dones
  => La herramienta preferida
  => dos células
  => tu puedes triunfar
  => hombres desorientados
  => el barbero
  => encontrando a jesus
  => entrevista a Dios
  => La nota que faltaba
  => La cuerda floja
  => A esto le llamo amor
  => servir a los demás
  => Una fortuna sin saberlo
  => La puerta del corazon
  => Zapatos para Jesus
  => Un paseo en bicicleta
  => Navidad es amor
  => El árbol de los problemas
  => quien se lleva al Hijo
  => no te parece extraño
  => el dia que Jesús guardo silencio
  => El hermano mayor
  => una penitencia curiosa
  => Eligiendo mi cruz
  => huellas en la arena
  => La silla vacia
  => La tienda del cielo
  => La amistad
  => amor es escuchar
  => dejate_mirar_por_jesus
  => La felicidad es un trayecto
  => El aguila entre los patos
  Contacto
  Libro de visitantes
  Oraciones
  Santos
  Libros
  visitanos
  Imágenes
  Directorio Católico
  defensa de la vida
  Audio
La cuerda floja

La cuerda floja

Enseñando la fe, un día se encontraba Jesús a la orilla de un cañón profundo, frente a Él, como a unos 20 metros después del precipicio, se encontraba otra extensión de terreno. Jesús preparó una cuerda con un garfio en la punta y la lanzó hacia el otro lado con éxito, el garfio se afianzó entre rocas muy firmes. El otro extremo lo sujetó fuertemente a una enorme piedra, quedando así una "cuerda floja" por donde se preparó para cruzar.

Primero fueron ensayos, pasos muy lentos, pero abriendo sus brazos en cruz logró el perfecto equilibrio y a pasos cada vez más seguros, atravesó al otro lado. Llegando allá regresó y así estuvo cruzando sobre la cuerda como cuatro veces, ida y vuelta.

La gente lo miraba asombrada, pues era de considerarse el gran riesgo que corría, pero Jesús sonriente y cada vez más diestro, tomó una carretilla de triángulo y decidió cruzar con ella. Las personas estupefactas lo miraban, pues esta vez cruzar con la carretilla le resultaría más difícil, pues sus brazos que le ayudaban a mantener el equilibrio, ahora tomaban la carretilla, no obstante, Jesús pudo pasar al otro lado sin problemas. Esto lo repitió varias veces, de pronto se volvió hacia la multitud y les dijo: -¿Quién quiere pasar conmigo hacia el otro lado?. La gente se miraba entre sí, pero enmudeció. Jesús volvió a decir: -"Ya lo practiqué, ustedes lo vieron, el que cruce conmigo en la carretilla irá seguro". La gente muda se hacía para atrás tratando de esconderse.

De repente voltea hacia ti, sientes su mirada dulce, penetrante, profunda, hermosa sobre ti, no puedes escapar, sientes que te desvaneces pero con todo se dirige a ti y te pregunta?: -"Tú... sí tú, el que estás leyendo esta página, tú que dices tener fe, ¿te atreverías a subir a la carretilla y cruzar conmigo al otro lado?..."

Redacción: G. Leticia Sánchez/Lirio  (lo escuché del Padre Nacho)

 
   
Publicidad  
   
NOTICIAS  
   
 
 




 
Hoy habia 118824 visitantes (262089 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=