mariooweb
 
  Home
  Devociones
  María
  Reflexiones
  => los gansos
  => tres arboles
  => corazonperfecto
  => El Árbol de la Cruz
  => Pan de Cristo
  => El por qué de la Navidad
  => Quiero ser televisor
  => Adoración
  => El cuarto rey mago
  => Desde el pozo al cielo
  => La flecha de la verdad
  => La vida es
  => La carta de Dios
  => El corazón de un niño
  => Se venden cachorros
  => abandono
  => abnegación
  => adelante de DIos
  => pajaro en el pantano
  => no es mi problema
  => el gran diamante
  => La maravilla de ser hijo de Dios
  => Inventario de tus dones
  => La herramienta preferida
  => dos células
  => tu puedes triunfar
  => hombres desorientados
  => el barbero
  => encontrando a jesus
  => entrevista a Dios
  => La nota que faltaba
  => La cuerda floja
  => A esto le llamo amor
  => servir a los demás
  => Una fortuna sin saberlo
  => La puerta del corazon
  => Zapatos para Jesus
  => Un paseo en bicicleta
  => Navidad es amor
  => El árbol de los problemas
  => quien se lleva al Hijo
  => no te parece extraño
  => el dia que Jesús guardo silencio
  => El hermano mayor
  => una penitencia curiosa
  => Eligiendo mi cruz
  => huellas en la arena
  => La silla vacia
  => La tienda del cielo
  => La amistad
  => amor es escuchar
  => dejate_mirar_por_jesus
  => La felicidad es un trayecto
  => El aguila entre los patos
  Contacto
  Libro de visitantes
  Oraciones
  Santos
  Libros
  visitanos
  Imágenes
  Directorio Católico
  defensa de la vida
  Audio
encontrando a jesus
ENCONTRANDO A JESUS


Ruth fue a su buzon de correo y solo habia una carta.

La tomo y la miro antes de abrirla, y noto que nombre y direccion.

 Ella leyo: Querida Ruth:

 "Voy a estar en tu barrio el sabado en la tarde y quisiera verte.

 Te quiere siempre, Jesus"

 Sus manos temblaban mientras colocaba la carta en la mesa.

Porque Dios querra visitarme si no soy nadie especial

Tambien recordo que no-tenia nada que ofrecerle,

Pensando en eso, ella recordo su alacena vacia.

 "Oh, no tengo nada que ofrecerle, Tengo que ir al supermercado  y comprar algo para la cena"

 Ella tomo su cartera que contenia $5.00

 "Bueno, puedo comprar pan y embutidos por lo menos"

 Se puso el abrigo y corrio a la puerta.

 Compro un molde de pan frances media libra de jamon de pavo y un  carton de leche lo que le dejo con tan solo doce centavos hasta el lunes.

 Se sentia bien a medida que se acercaba a su casa con su humilde  compra bajo el brazo.

 "Senorita, por favor, ¿puede ayudarnos?"

 Ruth habia estado tan sumergida en sus planes para la cena que no  habia notado dos figuras acurrucadas en la acera.

 Un hombre y una mujer, ambos vestidos de andrajos.

 "Mire senorita, no tengo trabajo y mi esposa y yo hemos estado viviendo en las calles, nos estamos congelando y tenemos mucha hambre y si  usted nos pudiera ayudar se lo agradeceriamos mucho".

 Ruth los miro. Ellos estaban sucios y mal olientes y penso que si ellos en verdad quisieran trabajan ya habrian conseguido algo.

 "Senor, me gustaria ayudarlos, pero soy pobre tambien.

 Todo lo que tengo es un poco de pan y jamon, y tender un invitado especial a cenar esta noche y pensaba darle esto de comer."

 "Esta bien, comprendo. Gracias de todas maneras.

 El hombre puso su brazo sobre los hombros de la mujer y se fueron rumbo al callejon.

 Ella los miraba alejarse y sintio mucho dolor en su corazon".

 "Senor espere".

 La pareja se detuvo, mientras ella corria hasta ellos.

 "Por que no toman esta comida, puedo servirle otra cosa a mi invitado"  dijo ella mientras le entregada la bolsa del supermercado

 "Gracias. Muchas gracias senorita "Si, Gracias"

 Le dijo la mujer y Ruth pudo ver que estaba temblando de frio.

 "Sabe, tengo otro abrigo en casa, tome este",  le dijo mientras se lo ponia sobre los hombros.

 Ella regreso a casa sonriendo y sin su abrigo ni comida que ofrecer a su invitado.

Se estaba desanimando a medida que se acercaba a la puerta de su casa, pensando que no tenia nada que ofrecer al Senor.

 Cuando metio la llave en la cerradura noto otro sobre en su buzon.

 "Que raro. Usualmente, el cartero no viene dos veces el mismo dia".

 Ella tomo el sobre y lo abrio:

 Querida Ruth: Fue muy agradable verte de nuevo.

 Gracias por la comida y gracias tambien por el hermoso abrigo.

Te quiere siempre, Jesus.

 Yo se que a veces es dificil encontrar a Dios en las pequenas cosas que nos rodean, incluso en las personas que a veces nos son desagradables, pero es precisamente ALLI donde EL quiere que le encontremos:

 
En cada pequena y hermosa cosa que esta hecha para nosotros.

 "Y cualquiera que de a uno de estos mis pequenitos un vaso de agua fria solamente, digo que no perdera su recompensa." ~San Mateo. 10:42~

 "Bienaventurado el que piensa en el pobre

PRINCIPAL  -  MARIA  -  ORACIONES  -  REFLEXIONES  -  DEVOCIONES  -  LIBROS  -  SANTOS  -  IMÁGENES  -  DIRECTORIO CATÓLICO  -  VISITANTES  -  CONTACTO
2008 - mariooweb
 
   
Publicidad  
   
NOTICIAS  
   
 
 




 
Hoy habia 118824 visitantes (262060 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=